REDUCCIÓN MAMARIA

/REDUCCIÓN MAMARIA

¿EN QUÉ CONSISTE UNA REDUCCIÓN MAMARIA?

La mamoplastia de reducción, o reducción mamaria, es una intervención mediante la que se reduce la grasa, el tejido glandular y la piel del pecho, haciéndolo más pequeño, ligero y firme. El objetivo es conseguir dar a la mujer un pecho más pequeño y más proporcionado al resto de medidas de su cuerpo.

¿QUIÉN ES UNA BUENA CANDIDATA PARA LA INTERVENCIÓN?

Está indicada para mujeres con pechos demasiado grandes y caídos. En ocasiones el aumento de volumen mamario no sólo repercute en la imagen corporal, sino que puede originar problemas físicos y de falta de confianza que influyen en la vida de la paciente.

¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA ANTES DE LA INTERVENCIÓN?

Si está considerando esta intervención debe de tener en cuenta:

  • En pacientes muy jóvenes, el desarrollo del pecho debe haberse completado.
  • La paciente debe ser emocionalmente madura y estar totalmente segura de por qué quiere operarse: Sentirse mejor consigo misma.

¿QUÉ SE VALORA EN LA PRIMERA VISITA?

Algunas de las características que se evalúan durante la consulta son:

  • Antecedentes médicoquirúrgicos.
  • Medicación habitual.
  • Resultados de estudios de imagen previos.
  • Existencia de antecedentes de cáncer de mama en la familia.

¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA ANTES DE LA INTERVENCIÓN?. RECOMENDACIONES PREOPERATORIAS

Hay algunas consideraciones que debe tener en cuenta:

  • Evitar ciertas medicaciones que puedan complicar la intervención.
  • Dejar de fumar durante un periodo de tiempo, antes y después de la intervención, ya que está demostrado que el tabaco empeora y dificulta la cicatrización de las heridas.
  • Tener en cuenta que necesitará cierta ayuda después de la intervención.

¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN?. RECOMENDACIONES POSTOPERATORIAS

Algunas recomendaciones incluyen:

  • Evitar el tabaco.
  • Tomar la medicación postoperatoria prescrita.
  • Reposo relativo de una semana.
  • Usar un sujetador durante un periodo de tiempo postoperatorio.

¿CÓMO SE REALIZA UNA REDUCCIÓN DE MAMAS?

Existen diferentes técnicas para la reducción de mamas, pero la más común consiste en hacer una incisión en forma de T invertida: alrededor de la areola, vertical hacia abajo y siguiendo la forma curva del pecho.

Mediante esta incisión se puede extraer el exceso de tejido glandular, grasa y piel y mover el pezón y la areola hacia su nueva posición.

Ocasionalmente se puede utilizar la liposucción para remodelar algunas zonas de la mama.

¿DÓNDE SE PRACTICA ESTA INTERVENCIÓN?

Esta intervención se realiza en quirófano. La cirugía dura normalmente de 2 a 3 horas, y se hace con anestesia general. Las pacientes se quedan ingresadas 1 noche.

¿CUÁL ES LA EVOLUCIÓN Y LOS CONTROLES POSTERIORES A LA INTERVENCIÓN?

Aunque cada paciente tiene sus propias particularidades, el curso postoperatorio contiene unas fases comunes a todos los pacientes:

A la semana de la intervención:

Le quitarán los puntos.

La inflamación llegará a su punto máximo.

Se sentirá capaz de volver al trabajo, siempre que sea un trabajo tranquilo y sedentario.

Después de varias semanas de la intervención:

La inflamación se reducirá progresivamente y empezará a ver los resultados finales.

Ya no deberá llevar el sujetador durante todo el día.

Podrá empezar a hacer ejercicio y mover con total soltura los brazos.

Poco a poco las cicatrices irán tomando un color más parecido al de la piel normal.

¿QUÉ DEBO SABER DE LOS RESULTADOS?

La gran mayoría de las mujeres a las que se les practica cada año esta intervención quedan satisfechas con el resultado. Su nueva imagen les gusta y al ver que tienen una figura más estilizada les apetece vestir otro tipo de ropa. A muchas mujeres les proporciona más confianza en sí mismas.

Aunque los resultados de la intervención perduran durante años, no olvide que los pechos no son inmunes al paso del tiempo ni a los cambios de peso.

¿EXISTEN CONTRAINDICACIONES PARA ESTA CIRUGÍA?

Se debe valorar cada caso individualmente. Aún así, algunas contraindicaciones para esta cirugía son pacientes muy fumadoras que no tengan previsto interrumpir el hábito, ya que puede provocar problemas graves en la cicatrización de las heridas.